La expulsión de los ingleses

Standard

Hace una semana fuimos a una tienda de sofás de diseño francés, debido a que tenían una promoción en todos los muebles de  mimbre provenientes del sur de Francia, unos muebles y sofás que siempre me han parecido muy elegantes debido en gran medida a sus diseños simples y sin retoques.

Al llegar a la tienda francesa vi en la entrada un retrato de la valiente Juana de Arco, una figura histórica que además de haber sido canonizada por la Iglesia Católica fue una excelente guerrera, quien ayudó a Francia a recuperar su patria de la amenaza inglesa, quien en ese entonces había tomado control de una gran parte del reino de Francia bajo el mandato de la dinastía Valois.

Inglaterra, por su parte, era de la monarquía de los legendarios Plantagenets, quienes contaban en su linaje con personajes destacados como el gran Ricardo Corazón de León, quienes además se habían distinguido de manera enorme en los campos de batalla del Medio Oriente durante las cruzadas.

La dinastía francesa de los Valois también se había distinguido en los campos de batalla cruzados y eran de una estaca guerrera muy vieja, una dinastía dispuesta a presentar batalla a los salvajes ingleses en donde fuera y en el momento que fuera.

Este conflicto duró desde el año de 1337 hasta el año de 1453, donde murieron miles de franceses e ingleses en el nombre de sus respectivas coronas, a las cuales servían ciegamente hasta el final, siendo también en este gran conflicto donde la era de los caballeros llegó a su cúspide. Los franceses siendo los padres de esta orden de guerreros.

Este conflicto fue uno donde la innovación tanto de tácticas como de armas fue necesaria durante los muchos años de conflicto, cuando se libraron innumerables batallas entre franceses e ingleses, con muchas victorias y derrotas para ambos.

Al principio del conflicto y durante más de 50 años, la situación se veía muy obscura para los franceses, quienes parecían no poder ganar ninguna sola batalla en campo abierto en contra de los tenaces y fuerte guerreros ingleses.

Estas derrotas se daban casi siempre debido a que los franceses estaban necios con la idea de vencer con la gloria de la caballería de los nobles, intentando siempre arrasar a los ingleses con repetidas cargas.

No obstante, los ingleses siempre han tenido un muy buen ojo para los terrenos en los campos de batalla y sabían neutralizar perfectamente a la caballería francesa mediante la utilización de excelentes arqueros, quienes mataban a cientos de caballeros en su carga casi por segundo, debido a que los reyes ingleses empleaban a un ejército enorme de arqueros profesionales, expertos en matar a soldados a caballo.

Tras casi medio siglo de derrotas, los franceses optaron por abandonar los campos de batalla abiertos y refugiarse mejor en enormes castillos para forzar ataques ingleses frontales y donde sus arqueros eran de pobre uso.

Eventualmente, los ingleses fueron expulsados de Francia.