miércoles, 22 de mayo de 2019

Agotamiento nervioso: Cómo lidiar con el agotamiento emocional


¿Te despiertas y te acuestas cansado? ¿Este cansancio extremo se arrastra desde hace algún tiempo y no mejora aún cuando tienes una buena noche de sueño o un día con menos trabajo? Este estado de agotamiento permanente puede significar que sufres una crisis nerviosa y que necesitas cambiar tus hábitos de vida; o bien, pedir ayuda profesional.

Agotamiento nervioso: ¿qué es?

"Agotamiento nervioso" es el término utilizado para describir un período de intenso sufrimiento mental durante el cual la persona tiene muchas dificultades para mantener su funcionamiento normal. Es un estado de agotamiento mental que surge en respuesta a un estrés incontrolable.

A lo largo del tiempo, el concepto de agotamiento nervioso ya se ha utilizado para referirse a una amplia variedad de enfermedades mentales, incluyendo depresión, ansiedad y trastorno de estrés agudo.

A pesar de que este concepto no se considera un trastorno mental por sí mismo, sin una entidad diagnóstica de colapso nervioso, se utiliza comúnmente para describir un período en el que el estrés físico y emocional se vuelve intolerable y perjudica la capacidad de una persona para funcionar eficazmente.

¡Me siento exhausto! ¿Es una crisis nerviosa?

Los signos y síntomas de un agotamiento nervioso varían de una persona a otra y también varían en función de la causa subyacente. Algunos de los signos más comunes de agotamiento nervioso son:

  1. síntomas depresivos: tristeza intensa; pérdida de esperanza; pensamientos negativos sobre la vida en general; llanto fácil.
  2. cambios repentinos y aparentemente inexplicables en el estado de ánimo.
  3. síntomas de ansiedad: estrés intenso; tensión muscular; tensión alta; mareo; temblor; dolor de estómago.
  4. cansancio insuficiente en relación con la actividad que tiene.
  5. trastornos del sueño: insomnio.
  6. trastornos del apetito.
  7. ataques de pánico.
  8. prevención de eventos sociales.
  9. aislamiento.

¿Qué puede causar una crisis nerviosa?

Una persona está agotada cuando el estrés al que está sometida es superior al que puede manejar. Este intenso estrés puede tener diversas causas, algunas de las cuales son las siguientes:

  1. estrés laboral intenso y persistente.
  2. acontecimiento traumático reciente: por ejemplo, el fallecimiento de algún familiar cercano.
  3. graves problemas financieros.
  4. cambio significativo en la vida: por ejemplo, un divorcio.
  5. privación del sueño.
  6. antecedentes personales y / o familiares de trastorno de ansiedad.

Tratamiento del agotamiento nervioso

Es común que en algún momento de nuestra vida nos sintamos incapaces de lidiar solos con el intenso estrés al que estamos sometidos. A menudo no tratamos el estrés de forma saludable y cada vez somos más incapacitados en nuestra vida diaria.

La buena noticia es que es posible romper este ciclo de sufrimiento físico y psicológico. Es importante que acuda a un profesional de la salud mental para que diagnostique su estado mental y le ayude a tratar los síntomas.

Existen varios tratamientos que pueden ayudar: terapia medicamentosa, psicoterapia, participación en actividades placenteras que inducen la relajación.

Si está viviendo un estado de agotamiento mental con el que no puede lidiar, o si está preocupado por un familiar o amigo que está agotado, ¡busque a su médico y pida ayuda!

La prevención también es muy importante. Si siente que está viviendo una situación de gran estrés, piense cómo puede cambiar algunos de sus hábitos de vida:

  • Dedíquese a actividades que utilicen técnicas de relajación.
  • Mantenga buenas rutinas de sueño.
  • Realice ejercicio físico regularmente.
  • Hable con los que le son cercanos.
  • Organice su tiempo y evite que los días sean agotadores.