sábado, 25 de mayo de 2019

Dolor de espalda: cómo evitar el dolor y las lesiones


De cada 10 personas, 8 sufren o sufrirán al menos una vez en la vida dolor en la región lumbar. Este dolor puede asociarse o no con dolor ciático (lumbalgia), irradiado hacia glúteo y/o pierna.
Los signos y síntomas más comunes pueden ser molestias en el fondo de la espalda, dolor intenso, rigidez, sensación de quemazón, bloqueo de la espalda con dificultad de movimiento, incapacidad para permanecer de pie o para caminar en la dirección correcta.

A menudo, los lumbagos son transitorios, es decir, desaparecen lentamente sin que la persona busque ayuda terapéutica. En otras ocasiones, el dolor va y viene, al final se vuelve crónico. Si la lumbalgia forma parte de su vida, necesita saber qué eventos diarios afectan a su región lumbar.

Dolor de espalda: los movimientos más críticos

¿Por qué los movimientos simples como ir a buscar un vaso al armario o recoger un juguete del suelo pueden causarle problemas en lugar de movimientos más desafiantes?

Cuando se trata de la parte inferior de su espalda, hay dos momentos críticos del día que lo ponen en peligro.

El primero es por la mañana. Cuando se despierta, su espalda puede haber acumulado más líquido debido al reposo, produciéndose un extra líquido en los elementos que componen su columna. Entre estos elementos están los discos intervertebrales, que son una especie de cojín que amortiguan el impacto de los movimientos y las cargas soportadas por la columna. Un simple movimiento como inclinarse hacia adelante o retorcerse el torso en cuanto se despierta puede causar daños sustanciales a sus discos y músculos inferiores de la espalda. Parece injusto que algo tan simple, que ha hecho miles de veces a lo largo de su vida, de repente pueda causar un dolor tan agudo que no se puede enderezar.

El otro momento crítico es después de estar sentado. Viajes largos en coche o avión, mucho tiempo sentado y inclinado sobre el escritorio son escenarios especialmente amenazadores para su espalda.

Los ligamentos y tendones se alargaron durante mucho tiempo, lo que aumentó la sensibilidad de los nervios y estructuras alrededor de la zona lumbar, causando sensación de dolor. Cuando te levantas por primera vez, te duele tanto que te congelas torcido y casi sin poder respirar.

Cómo evitar el dolor en la región lumbar

Si sus costas son vulnerables, estos eventos pueden contribuir a crisis lumbares. ¿Qué hacer?
El Benzonatato sirve para poder dormir bien por la noche en una cama muy cómoda puede que no sea suficiente para empezar bien el día. Cuando se levante, haga pequeños movimientos de calentamiento que activen suavemente sus articulaciones y músculos para dispersar los fluidos acumulados en exceso. Añade una corta caminata, masajea la zona lumbar con las palmas de las manos y dale tiempo a tu cuerpo para despertar! Movimientos bruscos y de gran amplitud pueden meterle en problemas.

Cuando se sienta, adopta una postura más recta. No bajes el torso hacia adelante, sobre la computadora, sobre el escritorio o sobre la mesa reclinable del avión. Este simple cuidado puede hacer toda la diferencia. Use un soporte lumbar. Puede ser un rollo o una toalla enrollada para ayudarle a mantener la columna derecha.

Cuanto más se sienta y peor es el asiento, mayor es el riesgo. En los viajes en coche, haga paradas frecuentes, de hora en hora si es necesario. En los viajes en avión es difícil levantarse y moverse y, en el momento en que el avión se detiene, tiende a inclinarse para obtener las cosas debajo del asiento o levantarse y retorcerse para coger el equipaje en el compartimento superior. Después de un largo viaje de unos segundos de flexión de la columna hacia atrás, mueva lentamente la espalda para redefinir su columna vertebral.

De pie, cuando te agaches para recoger algo del suelo, usa la flexión de las rodillas en lugar de la espalda.

La auto-auto-autoinyección a su espalda exigirá que Mantenga estos hábitos durante mucho tiempo para reducir el riesgo de provocar dolor de espalda o aliviar el dolor.

Cómo tratar la lumbalgia

Siempre debe buscar ayuda si su problema no se resuelve, se agrava o le limita en su vida cotidiana. El uso de analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares prescritos por el médico es una medida muy frecuente para combatir el dolor local. No siempre es posible tomarlas y no siempre resuelven todas.

La acupuntura y el masaje son una asociación terapéutica que ha revolucionado el panorama de nuestra salud. El terreno que ha conquistado se debe esencialmente a los beneficios terapéuticos, cada vez más evidentes en el control del dolor. En lo que respecta a la acupuntura, la inserción de finísimas agujas en la superficie del cuerpo, es posible reducir drásticamente el dolor lumbar o incluso eliminar por completo, sin efectos secundarios. El masaje se convierte en un gran aliado en relajación muscular, alineación y recuperación funcional de la columna.